STORIES for CHILDREN by Sister Farida

(www.wol-children.net)

Search in "Español":

Home -- Spanish-ESPerform a PLAY -- 081 (Man over board 1)

This page in: -- Arabic? -- Armenian? -- Aymara -- Azeri -- Bengali -- Bulgarian -- Cebuano -- Chinese -- English -- Farsi? -- French -- German -- Guarani -- Hebrew? -- Hindi -- Indonesian -- Italian -- Korean -- Kyrgyz -- Malayalam? -- Portuguese -- Quechua? -- Romanian -- Russian -- Serbian? -- Spanish-AM -- SPANISH-ES -- Tamil -- Turkish -- Urdu? -- Uzbek

Previous Piece -- Next Piece

PIEZAS DE TEATRO -- ¡represéntalas para otros niños!
Piezas de Teatro representaciones para niños

81. Hombre al agua 1


Ven, ¡vamos a dar una vuelta por la ciudad!

Niño: "Impresionante, mira cómo está fortificada. Voy a ver las atalayas."

Niña: "Yo prefiero ir a la biblioteca. Podría estar horas hojeando los viejos libros."

Niño: "El palacio real. ¡Mirad qué lujo!"

Niña: "Yo voy al zoológico."

Niño: "¿Quieres visitar a tus parientes allí dentro?" (risa)

Muchos años atrás Dios observaba esa ciudad. No se dejó impresionar por las fachadas hermosas. Veía detrás de ellas mucho odio, peleas, engaños y homicidios. La gente de esa ciudad vivía como si no existieran ni Dios ni sus mandamientos. Se habían olvidado de su creador. Eso es lo peor que le puede pasar a las personas.

Cuando Dios observa hoy tu vida, ¿qué ve? Él tiene que castigar el pecado, porque es santo. Pero Dios también es amor y le gusta mucho más salvar que castigar, por eso nos advierte.

Dios dijo: "Jonás, ve a la famosa ciudad de Nínive. Anúnciales mi castigo. Pues la gente allí se ha olvidado de mí."

Jonás se fue – pero no fue a Nínive.

(correr, respiración agitada) Jonás: "Jamás iré a Nínive. ¿A los enemigos de nuestro país? No estoy loco. Que venga el castigo de Dios, que se mueran, se lo merecen. Ahí en el puerto hay un barco. Les pagaré bien para que me lleven muy lejos."

Pero resulta caro huir de Dios.

Jonás bajó a la bodega del barco y, agotado como estaba, se durmió entre cajas y barriles. Había hecho algo muy tonto. ¿Se puede huir de Dios? Aunque corriéramos hasta el fin del mundo, Dios nos podría ver sin dificultad. Dios veía a Jonás.

De repente estalló un hurracán. La tripulación clamaba a sus dioses. Al Dios viviente, quien desea salvar, no lo conocían. Echaron la carga al agua. Pero no servía de nada, el barco se movía sobre las olas como una hoja de papel, podía hundirse en cualquier momento.

El capitán agarró a Jonás y lo sacudió.

Capitán: "¡Hey, despierta! Clama a tu Dios, tal vez nos pueda salvar."

Jonás se despabiló de golpe. Y luego todo salió a la luz.

Marinero: "¿Quién eres en realidad? ¿Y de dónde vienes? ¿Cuál es tu ocupación?"

Jonás: "Soy Jonás. Adoro al único Dios, creador del cielo y de la tierra. Yo tengo la culpa de esta desgracia, porque he desobedecido a Dios."

Marinero: "¿Y qué vamos a hacer ahora?"

Jonás: "Echadme al mar, vais a ver que se calmará y Dios os salvará."

Al principio no querían hacerlo, pero al final cogieron a Jonás y lo tiraron al agua. (chapoteo)

¿Era el final? No, la aventura acababa de empezar.

La historia continuará la próxima vez.


Personajes: Relator, niño, niña, Dios, Jonás, capitán, marinero

© Copyright: CEF Germany

www.WoL-Children.net

Page last modified on June 14, 2019, at 02:59 PM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)