STORIES for CHILDREN by Sister Farida

(www.wol-children.net)

Search in "Español":

Home -- Spanish-ESPerform a PLAY -- 112 (Mirror of the truth)

Previous Piece -- Next Piece

PIEZAS DE TEATRO -- ¡represéntalas para otros niños!
Piezas de Teatro representaciones para niños

112. Los espejos no mienten


¿Cuántas veces te has mirado hoy en el espejo?

Un día Marcos se miró en el espejo. Cuando se vio, se quedó horrorizado de lo sucio que estaba. Pero en vez de buscar agua y jabón para quitarse la suciedad, cogió el espejo y furioso lo tiró al suelo. (ruido de vidrios rotos)

Parece muy tonto, ¿verdad? Pero hay personas que hacen algo parecido con la Biblia. Ella es como un espejo y muestra a grandes y pequeños lo que no está bien en sus vidas. Y a muchos no les gusta.

Jeremías experimentó lo mismo cuando era profeta, o sea, un portavoz de Dios en Israel. Sus mensajes eran como un espejo para el pueblo. Les decía lo que estaba mal. Pero no querían cambiar. Dios había tenido mucha paciencia con ellos. ¡Durante 50 años!

Voz de Dios: "Jeremías, coge un rollo de papiro. Anota todas mis palabras, tal vez escuchen y cambien sus vidas."

En aquel entonces era un trabajo de meses. Jeremías dictó las palabras de Dios a su secretario y este anotó todo.

Jeremías: "Baruc, ya hemos terminado. Sabes que yo ya no puedo ir al templo porque me odian. Ve tu y llévate el rollo con las palabras de Dios."

Micaías escuchó cuando Baruc leyó las palabras del rollo. Rápidamente fue al palacio del rey y buscó a los ministros.

Micaías: "Baruc ha leído las palabras de Dios en el templo. Nuestra vida no está en orden. Dios nos castigará."

Ministro: "Traedlo aquí con el rollo."

Baruc vino. Las palabras de Dios eran como un espejo para los ministros.

Ministro: "Baruc, ¿cómo es que anotaste todo eso?"

Baruc: "Jeremías me lo dictó y yo lo anoté con tinta."

Ministro: "Tenemos que avisar al rey. Baruc, escóndete con Jeremías, nadie debe saber dónde estáis."

El rey Joaquín estaba sentado cómodamente al lado del fuego en su residencia de invierno. En su vida había muchas cosas que no estaban en orden. Pero no quería oír nada de lo que Dios le decía.

Cada vez que le leían un párrafo del papiro, lo cortaba con su navaja y lo tiraba al fuego. Continuó haciéndolo hasta que se hubo quemado todo el rollo.

Jeremías y Baruc tuvieron que escribir todo de nuevo en su escondite.

El amor de Dios es grande. También para nosotros Dios mandó escribir su Palabra.

Mi sugerencia para ti: lee la Biblia todos los días. Deja que sus enseñanzas cambien tu vida.

Dios quiere que tengas buen aspecto por fuera y también por dentro, ¡en tu corazón!


Personajes: Relator, Jeremías, voz de Dios, ministro, Baruc, Micaías

© Copyright: CEF Germany

www.WoL-Children.net

Page last modified on June 14, 2019, at 03:49 PM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)