STORIES for CHILDREN by Sister Farida

(www.wol-children.net)

Search in "Español":

Home -- Spanish-ESPerform a PLAY -- 006 (9 to 1)

This page in: -- Arabic? -- Armenian -- Aymara -- Azeri -- Bengali -- Bulgarian -- Cebuano -- Chinese -- English -- Farsi? -- French -- German -- Guarani -- Hebrew? -- Hindi -- Indonesian -- Italian -- Korean -- Kyrgyz -- Malayalam? -- Portuguese -- Quechua? -- Romanian -- Russian -- Serbian -- Spanish-AM -- SPANISH-ES -- Tamil -- Turkish -- Urdu? -- Uzbek

Previous Piece -- Next Piece

PIEZAS DE TEATRO -- ¡represéntalas para otros niños!
Piezas de Teatro representaciones para niños

6. 9 a 1


Los discípulos hacían largas caminatas con Jesús. Al leer la Biblia, la Palabra de Dios, podemos caminar con ellos a través de todo el territorio de Israel. ¡Qué suerte tuvieron! Estaban presentes cuando Jesús, su maestro, sanaba enfermos, cuando hablaba de su Padre Celestial, cuando calmaba la tormenta con una palabra.

El evangelio de Lucas cuenta que en una ocasión caminaron con Jesús por un camino rural y llegaron a una aldea en la frontera entre Samaria y Galilea.

Leprosos: "¡Jesús, Señor, ayúdanos!"

Así gritaban 10 hombres que habían reconocido a Jesús. Al acercarse los discípulos vieron que tenían la lepra. Es una enfermedad terrible que comienza con manchas en la piel y poco a poco se pudren y se caen los dedos, las manos y los pies.

Los leprosos tenían que vivir en cuevas a la intemperie, expulsados de la comunidad. Por el peligro de contagio no podían tener contacto con nadie. Todo el mundo los esquivaba desde lejos. Pero Jesús no.

Leprosos: "¡Jesús, ayúdanos!"

Jesús: "Id y presentaos a los sacerdotes."

Con esas palabras Jesús los mandó a los líderes religiosos que al mismo tiempo eran algo así como una oficina de salud. El sacerdote era el único que podía diagnosticar si alguien tenía la lepra o estaba sano.

Sin dudar ni demorarse los hombres fueron a ver al sacerdote. Y mientras iban de camino de repente se dieron cuenta:

Leprosos: "¡Hemos sido sanados! Nuestra piel está tan sana como antes de tener la enfermedad."

Uno de los diez inmediatamente volvió corriendo hacia Jesús. Cuando lo alcanzó se arrodilló delante de Él:

Leproso: "Gracias Señor por sanarme. Muchas gracias."

Jesús miró a ese hombre tan feliz y preguntó asombrado:

Jesús: "¿No se sanaron 10? ¿Dónde están los otros nueve? ¿Sólo uno volvió para darme las gracias?"

Si, solamente uno. Uno dio las gracias.

¿Y tú? ¿Qué le podrías agradecer hoy a Jesús?


Personajes: Relator, leprosos, Jesús

© Copyright: CEF Germany

www.WoL-Children.net

Page last modified on June 14, 2019, at 08:18 AM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)