STORIES for CHILDREN by Sister Farida

(www.wol-children.net)

Search in "Spanish":

Home -- SpanishPerform a PLAY -- 008 (Earthquake at midnight)

This page in: -- Arabic? -- Aymara -- Azeri -- Bengali? -- Bulgarian -- Cebuano -- Chinese -- English -- Farsi? -- French -- German -- Guarani -- Hebrew? -- Hindi -- Indonesian -- Italian -- Korean -- Kyrgyz -- Malayalam? -- Portuguese -- Quechua? -- Romanian? -- Russian -- Serbian? -- SPANISH -- Tamil -- Turkish -- Urdu? -- Uzbek

Previous Piece -- Next Piece

PIEZAS DE TEATRO -- ¡represéntalas para otros niños!
Piezas de Teatro representaciones para niños

8. Terremoto a medianoche


El barco se había anclado en el puerto. Pablo y su amigo Silas bajaron a tierra y pronto llegaron a la ciudad de Filipo.

En el mercado y en las calles le hablaban a la gente:

Pablo: "Dios los ama. Envió a su hijo Jesús a la tierra para que puedan conocer al Dios verdadero. Crean en Jesús y serán salvos…"

A Lidia le gustaba escuchar los relatos de Jesús y creyó en Él. Pero otros se enojaron y gritaban furiosos:

Hombre: "Están armando una revuelta. No los queremos escuchar. ¡Que desaparezcan!"

Volaban piedras... En segundos todo el pueblo estaba agitado contra los mensajeros de Dios. Les arrancaron la ropa y los golpearon con palos. Les dejaron la espalda cubierta de heridas graves. Los llevaron a la cárcel. En una celda oscura y húmeda el carcelero les puso manos y pies en un cepo. Les dolía todo, su espalda ardía de dolor.

Pero la Biblia nos cuenta que los presos no se lamentaban preguntando por qué Dios había permitido eso. Al contrario, a la medianoche cantaron alabanzas a su Dios.

Entonces sucedió: De golpe Dios vino en su ayuda a través de un fuerte terremoto. Las puertas de la cárcel se abrieron y las cadenas se soltaron.

El ruido despertó al carcelero. Su primer pensamiento fue: Los presos se fueron. Por miedo de sus superiores quiso suicidarse. Tomó su espada...

Pablo: "¡Alto!, no te hagas ningún mal. Todos estamos aquí."

Efectivamente, nadie había huido. El carcelero se cayó temblando a los pies de Pablo.

Carcelero: "¿Qué debo hacer para ser salvo?"

Pablo: "No tienes que hacer nada. Jesús hizo todo por ti. Cree en el Señor Jesús y serás salvo."

Tan sencillo es. El carcelero creyó y se convirtió en una nueva persona. Ya no maltrataba a los presos, sino les dio comida y vendó sus heridas. Al día siguiente los jueces mandaron mensajeros al carcelero y a través de ellos le dijeron: Deja ir a los hombres. Más tarde vinieron personalmente y presentaron excusas por haberles tratado injustamente.

Entonces Pablo y su amigo siguieron contentos el camino y hablaron a muchos otros más:

Pablo: "Crean en el Señor Jesús y serán salvos y tendrán vida eterna junto a Dios."


Personajes: Relator, Pablo, Hombre, carcelero

© Copyright: CEF Germany

www.WoL-Children.net

Page last modified on May 24, 2018, at 02:09 PM | powered by PmWiki (pmwiki-2.2.109)